como elegir un horno horno, elegir horno, elegir un horno

A la hora de elegir un horno tienes que hacerte varias preguntas como: cuánto y con qué frecuencia cocinas y para cuántas personas. En el mercado existen un millón y medio más o menos de hornos diferentes y la elección no es nada fácil. Independientemente de las marcas hay que fijarse en las características de los hornos. Aquí te ofrecemos nuestros consejos para que tomes la decisión acertada.

Si no utilizas nada el horno
Los hornos tradicionales, clásicos, atemporales y eficaces, pueden ser convencionales o empotrables y venir con dos sistemas de calor: de convección natural o forzada.
Los de convección natural, están compuestos por sencillas resistencias situadas en la parte superior e inferior del horno. La ventaja reside sobre todo en su facilidad de uso y funcionamiento, sea de gas o eléctrico. Son perfectos para calentar platos básicos y asar carne. No obstante, hay que respetar los tiempos de precalentamiento. Están recomendados para personas que no acaban de adaptarse a la alta tecnología.
Y sí aparte de no utilizarlo mucho queréis ahorrar espacio, existe la opción de tener en un mismo aparato el horno y el microondas. Esta opción es ideal para los solteros o para las familias pequeñas de dos o tres personas. Son hornos por lo general más pequeños, y además cocinan un poco más rápido que los normales ya que combinan la cocción del microondas con la de un horno convencional, cocinando por dentro y fuera a la vez o por tandas de tiempo.

Si utilizas habitualmente el horno
Los hornos de calor envolvente. Éstos son más modernos, de diseño y tecnología más avanzada que los hornos de convección natural. También se llaman de «convección forzada» porque funcionan gracias a un ventilador que hace circular el aire caliente sobre los alimentos para asarlos. El tiempo de precalentamiento suele ser breve y a veces incluso innecesario. Todo depende del modelo
Son cada vez más populares por su practicidad, pues permiten cocinar, por ejemplo, dos platos diferentes, al mismo tiempo, cada uno en una bandeja y sin que los sabores y olores se mezclen.
Además, los más innovadores proponen un termostato electrónico mucho más preciso, con grados exactos y programas de cocción integrados (por ejemplo, asocian el calor envolvente con la función grill) para recetas de carne, pescado o postre. E incluyen un sistema de mandos muy perfeccionado.

Si utilizas mucho el horno
Por un lado tendremos los hornos pirolíticos. Digamos, simplemente, que tendremos un horno multifunción con la opción de lo pirolisis. Esto es, una función de limpieza que calienta el horno a 500 grados durante una hora y carboniza toda la suciedad pudiendo limpiarlo simplemente con un trapo. Para que la cocina no sea un infierno a esa temperatura suelen traer 3 cristales de protección.
Por último tenemos los hornos con función vapor, que son los sustitutos de los eléctricos. Estos hornos ya son los más parecidos a los hornos que están en las cocinas profesionales. Todas las funciones que os podéis encontrar en los hornos multifunción las tendremos aquí. La opción vapor es muy útil para cocinar todo tipo de alimentos ya que dependiendo el porcentaje de vapor que queráis utilizar podrás cocinar una comida u otra.

También a la hora de elegir un horno tienes que tener en cuenta:
El consumo energético. El mejor horno será sin duda el que menor consumo eléctrico suponga al usarlo.
La seguridad, el horno alcanza temperaturas muy altas y por tanto los fabricantes de hornos cada vez toman mejores medidas como las puertas con varios cristales superpuestos también llamadas «puertas frías».
La comodidad en el uso, como el tipo de puerta. Hay hornos con apertura convencional (sobre un gozne horizontal en la parte inferior), con carro extraíble (la puerta sale junto con la bandeja en sentido recto, o con apertura lateral (ojo con el sentido en el que se abre en tu caso, ya que no son intercambiables).
El acabado, los hornos inoxidables están de moda, y frente a los tradicionales modelos en acabados blanco o negro, suelen venir ya equipados con un esmalte antihuellas, lo que te evitará esas molestas huellas que brillan sobre tu horno al trasluz o según con qué inclinación lo miremos.

Firmado: Mireya Gómez.