colchón, latex, viscoelastico, muelles

¿Sabes que casi pasamos una tercera parte de nuestra vida en la cama?

Cuando nos planteamos la compra de un colchón es normal que nos entren dudas sobre cual elegir, hay una gran oferta en el mercado y la tarea no es tan sencilla como parece. Empezaremos preguntándonos para quien es el colchón, la edad y el estado físico de la persona es determinante a la hora de elegir. Los niños necesitan colchones firmes con algo de adaptabilidad, los adultos pueden elegir entre un descanso suave, firme o adaptable y las personas mayores o con dolores de espalda necesitan que sean firmes y de gran adaptabilidad.

El colchón debe ser, como mínimo, 10 cm más largo que la altura de la persona que va a dormir en él, el ancho como mínimo de 90 cm para una persona y para dos de 150 cm. Si se duerme a acompañado hay que elegir un colchón con buena independencia para no notar los movimientos de la otra persona.

Hay diferentes tipo de colchones, de muelles, de látex, viscoelasticos, de espuma.. ¿Pero cual elegir? Aquí os resumo las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos:

El Colchón de muelles, es el más vendido. Ofrecen una sujeción adecuada para la espalda, transpiran muy bien y suelen ser más baratos, el inconveniente es que con los años se deforman.

Colchón de látex, se adapta totálmente a la forma y peso del cuerpo, sin perder elasticidad ni firmeza. Desventaja, son más caros y no transpiran tan bien como los colchones de muelles.

Colchón viscoelásticos, están hechos de una espuma que puede soportar grandes presiones sin perder su elasticidad. Asegura la sujeción y evita la deformación. Confortables y mullidos pero más caros.

Colchones de espuma, versión antigua de los viscoelasticos son económicos y tienen diferentes niveles de firmeza. Se adaptan a cualquier medida. Desventaja se deforman con el tiempo.

Otras variedades serían el colchón de lana, que ahora se combina con otros tejidos para reducir sus mayores inconvenientes. Son cálidos, naturales y ecológicos pero son difíciles de encontrar, pesan mucho y tienden a apelmazar. Los futones son colchones importados de oriente, muy delgados y se fabrican con algodón y espuma. Son firmes con una base de madera, resultan asequibles y prácticos, su escaso grosor hace que sean muy duros y se deformen con el uso. También estarían los colchones hinchables o de agua que te pueden sacar de un apuro cuando tienes invitados pero no son tan cómodos ni saludables como un colchón normal.

Como Resumen el colchón tiene que ser cómodo y firme, recordar que hay que ventilarlo todos los días para evitarla humedad, darle la vuelta cada seis meses para que el desgaste sea homogéneo y lo que aconsejan es renovarlos cada diez años.

Pasa por Rooms de Cocinobra a probarlos y si tienes dudas, consulta a nuestros profesionales del descanso.