Seguro que muchos de vosotros habréis oído hablar antes del suelo radiante, pero realmente nos hemos dado cuenta que pocos de nuestros clientes lo conocen bien y están al tanto de todas sus ventajas y del ahorro que supone, porque es un sistema aun poco extendido, pero os garantizamos que el hecho de llegar a casa y poder descalzarse para sentir el reconfortante calor del suelo sobre los pies es una sensación tan agradable que no os cansaréis de repetirla.

¿Cómo funciona el suelo radiante?

Instalación de suelo radiante de CocinobraEl suelo radiante no es otra cosa que un sistema de calefacción que permite instalar el foco de calor en el suelo, otorgando muchas ventajas sobre la calefacción de radiadores tradicional. Y casi todas estas ventajas provienen de ese aspecto clave, el cambio de posición del foco de calor.

Como todos sabemos, el aire caliente tiende a subir, es cosa de la física y no va a cambiar de hoy a mañana. Por eso los sistemas de calefacción por radiadores tienen el inconveniente de que la parte que más calientan del hogar es el techo. ¡Sí!, el techo, ahí está nuestro calor, y nosotros pasando frío cerca del suelo. Aquí está la clave que hace que el suelo radiante nos ofrezca una mayor eficiencia energética

El suelo radiante funciona a una temperatura inferior que un sistema de calefacción de radiadores. Las temperaturas a las que trabaja este tipo de suelo suelen estar entre los  30ºC y 45ºC, una temperatura muy inferior a la de los radiadores, que es de unos 80ºC. Esto hace que el sistema de suelo radiante consuma entre un 10% y un 20% menos combustible que un sistema de calefacción convencional. Y lo cierto es que una vivienda no necesita una temperatura superior a los 30 a 45º que estamos comentando, la diferencia es que la calefacción por radiadores necesita más temperatura ya que está mandando la mayor parte del aire caliente al techo, como hemos dicho. En cambio el calor del suelo radiante sube desde el suelo extendiéndose por toda la estancia, de una forma más equilibrada y con un consumo mucho menor.

Otra de las múltiples ventajas de los sistemas de suelo radiante es que permiten una regulación de la temperatura con un termostato de una forma más eficaz. El hecho de que la distancia del foco de calor (el suelo) al termostato sea igual en toda la casa, nos permite mantener una temperatura más estable en todo el hogar y tener una relación más directa entre la temperatura del termostato y del resto del hogar. Esto unido a todas los sistemas de domótica e Inteligencia artificial nos ofrece una forma ideal de controlar la temperatura de nuestro hogar de la forma más eficiente posible. Y toda esta eficiencia se traduce en un importante ahorro económico, además de en un incremento notable de la confortabilidad del hogar.

Y no solo eso, además a nosotros como interioristas, estéticamente el suelo radiante nos ofrece la ventaja de ser totalmente invisible, dándonos una mayor libertad creativa a la hora de diseñar tus espacios.

¿Se puede instalar en todos los suelos?

Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de instalar un sistema de calefacción de suelo radiante, es necesario tener claro que necesitamos usar un suelo con la capacidad de “almacenar” el calor e ir liberándolo lentamente. Esto depende del material del suelo además de la instalación en sí. Los suelos radiantes más eficaces son suelos de mármol, baldosa, o porcelana por encima por ejemplo del parqué. Afortunadamente trabajamos con fabricantes que ofrecen una gran variedad de materiales para instalar con suelo radiante.

Hay que tener en cuenta que el clima de la zona también influye en la eficacia de este sistema, por lo que la ubicación de la casa puede determinar que sea practico o no el uso de suelo radiante, dependiendo de si está en un entorno de frío extremo o no.

Ventajas del suelo radiante

  • Sensación de confort: la temperatura del aire cercano al suelo será ligeramente superior a la temperatura del aire a la altura de la cabeza. Además el calor es distribuido de manera uniforme en todo el hogar.
  • Al no producirse corrientes de aire se reduce el polvo. ¿Sabes esos rincones del suelo de tu casa donde a veces se acumula el polvo sin sentido aparente? muchas veces se debe a la corriente creada entre el aire frío y el aire caliente de los radiadores tradicionales al circular, te sorprenderá lo limpio que es el suelo radiante.
  • No produce sequedad y la baja humedad consigue evitar la aparición de ácaros. Mucho mejor para la salud, especialmente con niños, personas con dificultades respiratorias, etc.
  • Más seguro para los niños, ¡no quema! El suelo radiante es confortable y seguro. Olvídate de perseguir a los peques para que se pongan las zapatillas, no se van a enfriar.
  • Sin radiadores que limpiar o esconder.
  • Mayor eficiencia energética, más ecológico y económico si tienes encendida la calefacción muchas horas. No sólo ayudas al planeta, también a tu bolsillo, y mucho.

¿Qué tienes que tener en cuenta?

Es necesario levantar el suelo para instalarlo y el coste de la instalación es ligeramente más alto que en otros tipos de suelo, pero con el ahorro que supone el suelo radiante se amortiza la diferencia casi inmediatamente.

Es más eficiente si se mantiene encendido, porque no se adapta a los cambios bruscos de temperatura con tanta rapidez. Manteniéndolo encendido es más fácil subir o bajar la temperatura unos grados para adaptarse y además dará confort a la casa todo el día. De nuevo, gracias a que es mucho más económico que la calefacción por radiadores, el coste de mantener el suelo radiante encendido compensa, y la casa templada todo el día se nota en la salud y en el confort, así que compensa todavía más.

Visto todo esto, seguro que ahora tienes claro si tu hogar es candidato para tener un sistema de calefacción por suelo radiante, y si necesitas más información recuerda que te ofrecemos asesoramiento sin compromiso llamándonos al 948 24 22 97 y también desde las redes sociales podemos ayudarte y resolver todas las dudas.