Puede que no sea el toque primaveral más novedoso, pero las flores y plantas son detalles que ayudan a dar el toque de color alegre y natural que tanto aporta a tu casa. Además es prácticamente un delito no aprovechar la mejor época del año para disfrutar de unas buenas flores. Todos conocemos mayo por (además de ser el mes preferido para bodas y bautizos) ser el mes de las flores (y de las alergias). En este mes florecen multitud de plantas y flores, como amapolas, rosas, jazmines, narcisos, jacintos y tulipanes, todas fragantes y coloridas, y muchas de ellas perfectas para ocupar un espacio en tu hogar. 

Así que en este mes, especialmente, es difícil encontrar un trabajo de decoración interior, realizado por profesionales, que no cuente con algún tipo de decoración floral o vegetal, ya sean toques pequeños y naturales, algo más atrevido, o directamente un espacio propio donde las plantas son el elemento principal, como los preciosos muros vegetales y jardines verticales de Greenarea de los que ya os hemos hablado en otros artículos.


Si tenemos jardín o terraza, podemos aprovechar el clima benigno para obtener flores duraderas. Lirios, camelias, peonías, jazmines, hortensias, geranios, dalias y alhelíes serán una buena elección para estos espacios si queremos que en mayo muestren todo su esplendor. Si podemos disfrutar de flores y plantas naturales pero sólo en interior, nos beneficiaremos igualmente de la confortabilidad y el toque de frescura que aportan a tu casa y a tu ánimo unas flores naturales y frescas. Como sabrás, las plantas de interior, y especialmente las flores, requieren unas ciertas condiciones de humedad y luz para mantenerse, así que comenta con tu florista las condiciones específicas de tu vivienda para asegurarte de que eliges la opción más adecuada. Si tienes dudas, las rosas, la miltonia o el hibisco -cada una con sus requisitos- suelen dar buen resultado.

En el interior de la casa, además del efecto visual y anímico de estas flores, nos permiten jugar con el color para decorar y pueden ser un elemento fundamental en espacios pequeños para aportar el toque justo en un mueble o repisa, por ejemplo. Ten en cuenta el tamaño final de la planta cuando la elijas, algunas crecen muy rápido y pueden llenar demasiado el espacio, o puede que tiendan a crecer de una forma que no sea exactamente lo que te interesa. Como en todos los elementos de decoración si es posible siempre es mejor plantearlos en el espacio que van a ocupar para estar seguros.

Si lo tuyo con las flores es una relación imposible no tienes por qué renunciar a darle un toque de frescor natural a tu salón, hay plantas con flor muy resistentes, como el espatifilo, la bromelia o el kalanchoe, y también hay multitud de plantas sin flor muy resistentes e igualmente decorativas, como el aloe vera, el tronco de brasil, y, por supuesto, las ultraresistentes cintas, potos y ficus, que además de sobrevivir a todo crecen mucho y se pueden colgar para dar un efecto más especial.

Y si en cambio lo que te apetece es ir un poco más allá y aprovechar la decoración vegetal de forma más innovadora, te aconsejamos probar el Kokedama, una técnica japonesa de arreglo floral creada hace medio siglo y que consiste en crear plantas ornamentales sin maceta, que crecen en una bola de musgo. Es como si envolviéramos las raíces de la planta en una bola de tierra húmeda y esa bola la recubrimos con musgo (y se ata con cordel o hilo grueso). Al no tener maceta y tener tanta humedad dentro se pueden utilizar en cualquier sitio, incluso se pueden colgar de la pared o del techo. No se riegan de la forma tradicional, se mantienen húmedas mucho tiempo (depende de la humedad de tu casa, pero si es, por ejemplo, muy seca, son una opción ideal), una vez que notas que pesan muy poco se sumergen en agua y se escurren, y ya están listas para otra temporada. Se les atribuye un efecto purificante en el aire y beneficioso para el organismo (humedad ambiente, reducción del estrés, etc). Si tienes curiosidad en este vídeo puedes ver que son un DIY de lo más sencillo.

Y si no puedes o no quieres tener plantas naturales en casa puedes darle el toque floral a tu hogar de muchas otras maneras. Puedes usar objetos decorados con motivos florales, por supuesto encontrarás muchísimos textiles con decoración floral, hay cortinas, alfombras, edredones, cojines… no te va a faltar donde elegir. El arte floral también es una opción, hay bodegones vegetales y pinturas de flores que emiten todas las vibraciones de la naturaleza. Puedes encontrar el estilo más apropiado para la habitación que quieres decorar y que mejor encaja con tu personalidad. Y si quieres darle de verdad presencia a las flores en tu casa puedes utilizar, por ejemplo, un papel pintado con flores, ya sea con un estilo más discreto o aprovechando al máximo el color. ¿No te atreves? Podemos empezar con un vinilo y ya veremos 😉 Si quieres hablamos y también nos vemos en las redes.