Realizar reformas en el hogar puede ser un proceso complejo y frustrante, especialmente si es la primera vez. Los primeros pasos suelen ser aparatosos ya que no se tiene información sobre lo que se debe hacer para que todo salga  bien y es común que al pensar en reformar el hogar, surjan cientos de preguntas como ¿por dónde empezar?, ¿a quién contratar?, ¿cuánto durara?, ¿cuánto se gastara?, etc.

Todas las preguntas una respuesta sencilla: organizar y planificar. Al realizar las reformas del hogar pueden surgir inconvenientes por diferentes motivos y la mayoría pueden evitarse si se planifica bien la reforma antes de comenzarla.

Como saber el tipo de reforma del hogar

Existen muchos tipos de reformas y se pueden separar en dos variantes fundamentales: la reforma decorativa y la reforma integral.

La reforma decorativa no requiere de una empresa de arquitectos ni de permisos especiales, pero es recomendable el asesoramiento de un diseñador de interiores para aprovechar al máximo cada habitación del hogar.

Las reformas integrales son más avanzadas ya que requieren de equipos especiales para hacer habitaciones nuevas o cambiar la forma de otras ya existentes y allí es donde se debe prestar atención a los diferentes permisos que el ayuntamiento pueda solicitar.

Si las reformas incluyen la reparación de tuberías, tejado, la renovación de algún baño o el frisado de paredes puede considerarse una obra menor mientras que si la reforma incluye la remoción de paredes y la construcción de paredes nuevas o ventanas, es considerada una obra mayor.

Como evitar problemas durante la reforma

Es muy probable que durante la reforma de una vivienda surjan problemas y es imposible determinarlos pero si se pueden evitar los problemas por falta de organización y asesoramiento. Para evitar estos problemas, lo mejor es contar con el asesoramiento de una empresa reconocida y calificada en el ramo de las reformas, con sus respectivas licencias y calidad comprobable.

Es importante evitar a personas que trabajen por temporadas o en tiempos libres ya que generalmente, carecen de permisos y en muchos casos, de la preparación adecuada. Además, este tipo de trabajadores no podrán hacerse cargo de accidentes o desperfectos por no poseer una póliza de seguros.

Una empresa calificada para el trabajo se encargara primeramente de asesorar debidamente al cliente y orientar sobre lo que se puede y no se puede hacer en la vivienda. Otro punto importante, es que la empresa se hace cargo de todo y ante cualquier queja o duda la comunicación será con una sola persona.

¿Dónde comenzar la reforma del hogar?

Lo más probable es que la decisión de llevar a cabo una reforma del hogar comience por la necesidad de actualizar o mejorar la cocina o el baño, ya que estos espacios suelen deteriorarse con el paso del tiempo o quedar obsoletos. Pero al saber esto no se debe bajar la guardia, es sumamente importante pensar y determinar cuáles son las necesidades que deben cubrir los espacios que se van a reformar.

Con la ayuda de un lápiz y un papel, anotar todas las necesidades para la nueva reforma según los deseos y la distribución. Se debe pensar en la familia, si se tienen niños lo más conveniente es reformar de manera que la seguridad de los niños esté garantizada, lo mismo sucede si en el grupo familiar existen personas con movilidad reducida o alguna discapacidad que pueda mejorarse por medio de la reforma. Si la necesidad de la reforma es la revalorización para una próxima venta, se deben tomar en cuenta conceptos más modernos y en tendencia para la reforma, aunque se gasta un poco más de dinero, no se debe ver como gasto sino, como inversión a largo plazo.

Uno de los temas que pocas personas toman en cuenta y suelen traer retrasos y problemas, son los permisos y licencias que se deben obtener para la reforma del hogar. Las personas que hacen reformas por primera vez desconocen estos trámites para llevar a cabo la reforma de forma legal y de acuerdo con las normativas establecidas por la ciudad o el ayuntamiento.

Quienes recurren a empresas para las reformas cuentan con el asesoramiento de ellas y en algunos casos suelen encargarse de conseguir todos los permisos y licencias necesarios y en los que no, igualmente ofrecen la información necesaria para que el propietario consiga los permisos y licencias. Si no se tienen los permisos antes de comenzar las reformas, se pueden generar problemas que resulten en multas no para la empresa si no para el propietario de la vivienda y en casos de ampliaciones no permitidas, es probable que obliguen al propietario a demoler la reforma, perdiendo todo el dinero invertido.

Es importante conseguir los permisos en el ayuntamiento correspondiente y no hacerlo según la información adquirida en internet u ofrecida por algún amigo ya que cada localidad puede tener requerimientos diferentes y en algunos casos, no serán necesarios los permisos según el tipo de reforma que se realice.

Contar con ideas claras sobre lo que se espera de una reforma no es suficiente, esas ideas deben ser estudiadas y diseñadas con programas específicos por la empresa que se encargara de la reforma y al mismo tiempo se debe preguntar de qué manera se puede optimizar el espacio para mejorar la idea establecida. Las empresas que se encargan de las reformas suelen dar entrevistas con diseñadores gráficos y arquitectos que con la ayuda de programas realizan proyectos específicos con los que se puede decidir hacer una reforma, adicionalmente, en los diseños se determina el presupuesto de la reforma.

Para economizar, se debe buscar el presupuesto de diferentes empresas, realizando diseños y presupuestos para determinar el mejor proyecto por el más bajo costo, los diseñadores de interiores pueden ayudar a aprovechar el espacio de la mejor forma sin generar mayores costos, ayudando a determinar cuál es el mejor presupuesto y con ello, la empresa que debe contratarse para hacer la reforma del hogar.