El diseño de interiores nos permite ejercer un oficio que tiene algo de mágico en lo que se refiere a los espacios. Generar la ilusión de reducir o ampliar la percepción de un lugar es un arte, una suerte de hechizo que se consigue en realidad de maneras muy sencillas, con un adorno, una pintura, un mueble cuyo tamaño afecte al espacio y a la proporción, modificando la manera en la que observamos el entorno de ese objeto. Es una forma de construir espacios absolutamente encantadores con lo justo e imprescindible. Una buena pieza de decoración con la que hacer magia.

Imagina que colocamos en el centro de una estancia una enorme campaña. Bueno, pues aparte de llevarte una gigante sorpresa, no tardarías en sentir que ese objeto anula la iluminación del día y que supone una imposibilidad para caminar con libertad. Es así como esa sala de amplias proporciones reduce su perspectiva visual.

El minimalismo es una tendencia artística y decorativa que precisamente trabaja con la intención de magnificar los espacios pequeños. Si crees que tu dormitorio o cualquier otro lugar de tu casa es demasiado pequeño, existen todo tipo de fórmulas para lograr cambiar la sensación que te produce. He aquí algunos consejos que deberías tener en cuenta:

Para habitaciones y/o espacios más reducidos:

  • ¿Cuántos objetos? Descarta los que realmente estén siendo más un estorbo que un adorno o algo útil. 
  • Para un dormitorio pequeño, piensa en utilizar por ejemplo, una pequeña alfombra junto a tu cama.
  • En las paredes podrías situar máximo 2 cuadros de pequeños y tal vez un portafotos, mejor si aparezca una imagen fantástica de un paisaje abierto.
  • Un cojín, un reloj, unos libros… pueden ser adornos muy interesantes y que si no son demasiado grandes aportan calidez sin recargar el espacio. Ojo con el diseño del cojín, mejor si el dibujo y color está acorde con el resto de la habitación, para que se integre en lugar de destacar. Y si aportan luz (los colores claros y cálidos rebotan la luz y la difunden), pues mejor.
  • Finalmente utiliza una lámpara de tamaño reducido que puedas ubicar en la mesilla, que a su vez, preferiblemente debería ser de un color similar al de las paredes. Esta uniformidad del color en el mobiliario genera sensación de espacio.

Para los espacios medianos:

  • Ya en los espacios más grandes como una sala, el tamaño de los cuadros, por ejemplo, ha de ser mediano, ni demasiado pequeñas ni demasiado grandes. Demasiados objetos pequeños en un espacio también estropean la percepción del conjunto, puede que se queden perdidos en el ambiente, o, al revés, que transmitan sensación de amontonamiento o desorden.
  • Mucho mejor si puedes instalar el televisor directamente sobre la pared o en un mueble aéreo, descartando así ese típico mueble de televisión que ocupa un espacio vital como lo es el suelo.
  • En los muebles, utiliza figuras y esculturas de dimensiones reducidas o un jarrón de flores. Unas flores naturales pueden ser un adorno perfecto y no necesitas utilizar mayor decoración ya que aportan sensaciones al ojo y al olfato. También puedes optar por alguna pieza innovadora y llamativa, no excesivamente grande. En nuestra exposición puedes ver, integradas en cada ambiente, una selección de estas pequeñas joyas de la decoración, que seguro que te encantan.
  • Usa lámparas de pie ubicada en la esquinas de estos espacios grandes aporta luz y calidez.
  • Una alfombra de proporciones medianas también te será útil, cuidado con el color y el grosor, los tejidos tienen la propiedad mágica de causar un impacto absoluto en el espacio. Una alfombra de pelo muy largo, en un salón pequeño con muebles pequeños, puede estropear el conjunto, mientras que un color neutro y pelo corto o un material distinto no muy grueso pueden aportar calidez sin restar espacio.
  • Y como buen mago, no dejes de utilizar el truco de los espejos, será una opción perfecta para generar la sensación de profundidad que ofrece este recurso capaz de replicar la imagen de donde te encuentras: es como ubicar una ventana aportando luz y profundidad. Si no puedes colocar un espejo o el tamaño no va a ser el adecuado, prueba a colocar una pieza espejada en un punto estratégico en el que canalice la luz del entorno, quedará elegante y aportará al conjunto.
  • Por último, otra opción muy implementada es el uso de colores claros, ya que lo que más se busca en la tendencia del minimalismo es el de contar con una gran iluminación que ayude a despejar el pensamiento para generar esa sensación de inmensidad.

Todas nuestras reformas están pensadas para aprovechar el espacio y aportar luz y funcionalidad. Pero además podemos asesorarte si necesitas ayuda con esta parte concreta de la decoración, podemos acercarnos a tu casa con las piezas que nos parezcan más adecuadas para probarlas en tu hogar y elegir la mejor ubicación. ¡Cuenta con nosotros!