Cuando decoramos nuestros hogares, la acústica es probablemente lo último que tenemos en mente. ¿Cuántos de nosotros pensamos activamente sobre cómo suenan nuestras viviendas? Hasta que surge un problema… Quizás el sonido del ordenador en la habitación de un adolescente hace eco en toda la casa, o el ruido de los trenes que pasan hace que sea difícil dormir. O quizá no podemos evitar oír el televisor de nuestro vecino casi más que nuestra conversación.

Es bastante sorprendente la cantidad de ruido de fondo que nuestros cerebros pueden filtrar sin que nos demos cuenta. Si dedicas un momento a escuchar, incluso en la vivienda más silenciosa notarás el zumbido de la nevera en la cocina, los frenos de aire de los autobuses de la ciudad abajo, y quizá los ​​pasos de tus vecinos arriba …

El campo de la acústica deja a la mayoría de la gente desconcertada, y muchos constructores y desarrolladores no priorizan el gasto de dinero en consultoría acústica para garantizar que las casas y apartamentos suenen agradables a los residentes. Afortunadamente, no es necesario estudiar las salas de conciertos del siglo XIX para poder hablar sobre el sonido en las salas. Para las personas de todos los días, una comprensión simple de los problemas comunes puede conducir a soluciones relativamente sencillas.

Entender el sonido en tu hogar

El sonido en una habitación tiene cuatro relaciones principales con las superficies de la habitación: puede ser absorbido, transmitido, reflejado o difundido. Los materiales absorbentes, como las cortinas gruesas o la alfombra, calman el sonido, mientras que la transmisión de sonido significa que el sonido entra en otros espacios al atravesar las superficies. Cuando el sonido se refleja, eso significa que está rebotando en una superficie; cuando está difuso, eso significa que se dispersa.

La acústica de la sala implica equilibrar la absorción, la reflexión y la difusión, para crear salas de sonido agradable y para mitigar la transmisión a otras salas. Demasiada absorción puede hacer que una habitación suene aburrida y sin vida. Demasiada reflexión puede hacer que las habitaciones pequeñas sean ruidosas y desagradables. Demasiada difusión puede hacer que sea difícil localizar de dónde proviene el sonido.

Los nuevos dispositivos domésticos como el Netamo permiten el control diario y a largo plazo de los sonidos ambientales, ofreciéndonos una instantánea del flujo y reflujo de la contaminación acústica dentro de una casa. Junto con los termostatos inteligentes constituyen una solución 100% personalizada para mejorar el confort del hogar tanto a nivel acústico como térmico, y ahorrando energía.

Problemas y soluciones de sonido

Una casa que suena bien no está en el mismo nivel que una sala de conciertos con buen sonido. Es simplemente una casa cuyo perfil sónico satisface las necesidades de sus habitantes. La mayoría de nosotros queremos que nuestras casas estén tranquilas, con poco ruido externo que nos moleste, y privadas, por lo que los sonidos de otras personas en el interior no interfieren con nuestras vidas. Para lograr esto, hay ciertas consideraciones acústicas a tener en cuenta al elegir o remodelar su hogar.

Ubicación y construcción

Incluso si la casa está ubicada en una calle ruidosa o al lado de una carretera, aún puede encontrar tranquilidad en su interior, pero debe tener en cuenta algunas cosas.

Hay que tener cuidado con las ventanas. Incluso cuando están cerradas, son el transmisor de sonido número uno desde el exterior. Esa gran sala con la ventana de dos cuerpos puede no ser una buena idea para el dormitorio si a tus vecinos les gusta alargarse en las barbacoas; sin embargo, las cortinas gruesas pueden ayudar a mantener el sonido. Los materiales externos también juegan un papel importante en la mitigación del ruido. Ladrillo o piedra, aunque solo sea una chapa, deja entrar mucho menos sonido que el revestimiento de vinilo o la placa de estuco.

Además, puedes decorar de forma que ayudes a bloquear los sonidos exteriores: en un jardín, una hilera de árboles de hoja perenne o árboles con un follaje espeso constituyen una barrera efectiva contra el sonido, y de cara al interior, una pequeña estantería de obra puede crear un espacio para amortiguar el ruido, más efectiva aún si colocamos en ella libros.

Materiales interiores

Algunos problemas acústicos pueden mitigarse fácilmente mediante pequeñas elecciones. Por ejemplo, diferentes tipos de puertas: las puertas de vidrio o las puertas francesas pueden dejar entrar mucha luz, pero son pobres para mantener el sonido. Las puertas corredizas son peores porque no forman un sello hermético con la pared circundante.

La elección del suelo también importa. Los suelos de madera y baldosas pueden ser lujosos, pero transmiten el ruido de manera más eficiente y hacen que las habitaciones pequeñas sean más difíciles a nivel acústico al reflejar los sonidos. Los suelos de madera si no están convenientemente mantenidos pueden producir crujidos y sonidos molestos. Diferentes tipos de alfombras pueden ayudarnos a mitigar o evitar estos ruidos.

La distribución de la vivienda

Las necesidades acústicas (y probablemente también los límites de confort) de una pareja joven son muy diferentes de las de una familia de cuatro, y a medida que los niños crecen, las necesidades sónicas de la familia cambian.

Cualquier padre sabe lo importante que es el sonido para mantener controlados a los más pequeños, probablemente sea mejor que su cuarto de juegos esté cerca de donde nosotros vamos a pasar más tiempo. Pero a medida que los niños crecen, la separación de padres e hijos se convierte en una cuestión de privacidad sónica.

 Los bebés y los niños pequeños pueden despertarse con ruido de la calle y / o ruidos interiores, pero esto se puede evitar fácilmente moviendo sus dormitorios a habitaciones alejadas de la fuente de ruido (por ejemplo, más lejos de la parte exterior, o de la cocina). Por supuesto si la vivienda incluye un despacho o zona de trabajo y/o estudio, no puede estar próxima a la televisión, etc. Si vamos a tener, por ejemplo, una zona de lectura, es preferible que se encuentre en la zona de descanso, más alejada de los ruidos. Las cocinas y baños, por ejemplo, al revestirse de materiales cerámicos, soportan mejor las zonas ruidosas porque se encuentran mejor aisladas.

Multimedia

Las televisiones y equipos de sonido son a menudo las fuentes de ruido más frustrantes. Un televisor montado en la pared entre dos habitaciones es mucho más audible en la otra habitación que si fuera independiente. Los televisores montados en la pared son bonitos y ahorrar espacio, pero una fuente de sonido contra una pared permite que el sonido se transmita y amplifique a través de dicha pared, es muy poco práctico para el confort acústico de la vivienda. Esto se denomina ruido transmitido por la estructura, y se puede arreglar fácilmente separando el televisor de la pared, o usando altavoces externos que proyectan el ruido en la habitación con el televisor.

Pero también hay que tener en cuenta lo que hay frente al televisor. Si está en un espacio muy estrecho (con la pared muy cerca) la reverberación del sonido será muy molesta, o si se coloca delante de un muro de piedra, será significativamente más ruidoso que si estuviera en otra posición porque la piedra es más reflectante que los paneles de yeso.

El concepto abierto

Una de las situaciones más sónicamente difíciles hoy es el concepto abierto. Un concepto abierto es conveniente para entretenerse y moverse rápidamente entre habitaciones, y puede aportar sensación de amplitud en un espacio no demasiado grande, pero puede ser una pesadilla sónica.

El concepto abierto común implica una sala de estar, un comedor y una cocina interconectados. La mezcla de sonidos al unir espacios con una vida tan activa y con usos tan distintos puede resultar caótica. Pero esto no significa que un plano abierto sea un callejón sin salida acústico. Agregar alfombras de área grande a los suelos de madera puede mitigar la cantidad de sonido en una habitación al reducir los reflejos. Las cortinas pesadas absorberán el sonido tanto del exterior como del interior. Si el ruido llega a ser demasiado, considere agregar una partición o instalar una puerta o biombo entre los espacios que anteriormente se dejaban abiertos.

Para tratar estas cuestiones que afectan tanto a nuestro día a día, al descanso y al humor de toda la familia, es aconsejable pedir ayuda de un profesional. Nuestro trabajo es conseguir no sólo que la estética de tu hogar sea la que tú deseas, sino también aportarte las soluciones que necesitas para que tu vivienda sea confortable al máximo nivel y funcional para todos. Si necesitas asesoramiento con un problema acústico en tu hogar o empresa, o quieres asegurarte antes de hacer una compra o una reforma de que vas a obtener el máximo confort acústico de ese espacio no dudes en consultarnos.