Otoño, la estación donde la naturaleza nos envuelve con colores cálidos que contrastan con el progresivo descenso de la temperatura y una variedad de frutos, flores y aromas solo característicos de esta época del año.

El inicio de esta temporada es el momento ideal hacer algunos cambios a la decoración de nuestros espacios, aprovechando los recursos que naturalmente nos ofrece el otoño para ambientar a tono con la estación. A diferencia de la navidad, decorar de acuerdo al otoño no representa grandes gastos, con algo de creatividad podemos elaborar los detalles que van con nuestra decoración siendo esta la temporada ideal para el DIY.

Elementos de la decoración otoñal

Si hablamos de colores, predominan las tonalidades naranjas, amarillos, ocres y tierra siendo estos los que identifican la temporada; para contrastar y resaltar se estila el uso de blancos, perlas, lilas y verdes muy claros. En cuanto a los recursos a utilizar lo ideal es combinar elementos naturales que abundan en esta temporada como ramas, hojas, espigas, piñones, flores, piezas de madera, plumas, musgos, frutos secos, algunas manzanas y bayas del bosque, bien utilizadas armonizarán entre los espacios y la temporada.

De esta forma, un jarrón o un envase de cristal que tengamos en casa pueden ser decorados con hojas y bellotas y resaltado con materiales rústicos como yute o cordoncillos de paja, para un especial centro de mesa o adorno para el tope de la chimenea. De igual forma podemos usar ramas secas como flores y decorarlas con algunas bayas en un delicado florero. Algo que podemos aprovechar son las cestas, decorarlas con frutas, piñones y frutos secos, además con algunas esencias podemos hacer de estos adornos aromáticos para hacer aún más agradables nuestros ambientes.

Tradicionalmente se asocian los animales del bosque a la decoración otoñal, esculturas o pinturas de ciervos, búhos y otras aves, se ajustan perfectamente a la temática; especialmente si  están enmarcados en las tonalidades características o si están elaboradas en madera. Algunas de las piezas que adornan nuestro hogar pueden ser resaltadas con plumas para adaptarlas a la temporada.

Decoración de Halloween

Un evento especial que sucede por estos días es la celebración del Halloween o día de brujas que, aunque es un tradición principalmente norteamericana, en los últimos años se ha introducido con fuerza en España hasta identificarse como un elemento característico del Otoño. Más allá de las creencias y tradiciones, puedes considerar para tus espacios la opción de decorar con calabazas; actualmente podemos encontrar hermosas lámparas talladas con variadas imágenes, así como calabazas en diferentes tamaños, pintadas o decoradas, ideales para adornar los espacios tanto interiores como exteriores de la casa. Igualmente puedes elaborar tus propias calabazas con un globo, cordón, papel maché y pintura; de esta forma tus calabazas perdurarán con el tiempo.

Hacer uso de sencillos elementos para brindar calor y armonía a nuestra decoración.

Como sabemos en otoño trae consigo un descenso de la temperatura, este es un factor a tomar en cuenta en la decoración, colocando elementos que ayuden a brindar calidez a nuestro hogar, cambiar las cortinas por unas más gruesas, adicionar mantas, cojines y tejidos a los espacios o incluir alfombras son algunas de las opciones que podemos aplicar especialmente si van con los colores de nuestra temática otoñal

Un toque de iluminación es otra opción para aumentar la temperatura del hogar, elaborar arreglos que incluyan velas contribuirá a incrementar la temperatura del salón o el comedor;  podemos aprovechar de utilizar velas aromáticas o incluir composiciones de ramas de canela, dándole un toque diferente. Si preferimos evitar las velas, por motivos de seguridad, se puede hacer uso de velas artificiales (de las que vienen con luces led); igualmente podemos utilizar extensiones de lucecitas y decorar mesones o topes.

Así que, aprovechemos esta temporada para elaborar únicas y originales piezas decorativas, utilizando la creatividad y el estilo para sacar máximo provecho a los elementos que ofrece la naturaleza, envolviendo a nuestro hogar en los colores, aromas y calidez que el otoño trae consigo.