Es el momento de decorar y, por lo tanto, de elegir los colores que darán vida a nuestros espacios y sobre los cuales recae la armonía y elegancia de la decoración; te presentamos una seria de elementos a tener en cuenta al combinar los colores para la decoración de interiores, para que tu decoración siempre tenga una combinación de colores perfecta.

Recursos iniciales y características ambientales

Antes de comenzar es probable que nuestro espacio se encuentre vacío, lo que nos entregará la total libertad de la decoración; sin embargo puede que contemos con recursos iniciales como unos muebles o un cuadro a partir de los cuales debemos decorar, ajustándonos al color y estilo que estos proponen. En este caso tendremos que acudir a la teoría del color para apoyarnos en los mismos colores o similares para la decoración de la estancia. Igualmente es importante tener en cuenta el color del suelo para incluirlo en la composición, aunque no sea necesario combinarlo de la misma forma con el resto de la estancia.

Será importante considerar las características ambientales como el clima y la iluminación, estos nos guiarán a la elección de colores ideales; el truco está en contrastar la sensación térmica ambiental con las tonalidades de color a elegir. Los colores cálidos son aquellos que van desde al magenta al amarillo pasando por rojos y fucsia, al brindarnos sensación de calor son ideales para decorar espacios ubicados en climas fríos; justo el efecto contrario sucede con los colores fríos, azules, morados, verdes y blancos, que funcionan a la perfección en  zonas de clima cálido al  ofrecer frescura a los ambientes.

La temperatura de los colores también tienen efecto sobre la forma en que percibimos los espacios; los colores cálidos brindan la sensación de cerrar los espacios haciéndolos más acogedores, a diferencia de los colores fríos que otorgan una sensación de amplitud por  lo que son ideales en espacios pequeños.

La iluminación igualmente, es importante tenerla en cuenta; si es natural o artificial, además de la forma en que incide en las paredes pisos y mobiliarios; los lugares cerrados con pocas entradas de luz natural lucen mejor decorados con colores claros; además tener en cuenta que algunos colores pueden verse de diferente tonalidad según el tipo de iluminación o dirección de la misma.

¿Qué colores debo elegir?

Definitivamente un estudio previo a la elección de colores, nos dará la clave en cuanto a los tonos que debemos utilizar, permitiéndonos reducir las opciones entre la amplia gama existente. De este modo daremos con los matices de color apropiados para nuestro espacio, con los que podremos jugar para lograr la mayor armonía posible.

Paletas de Colores: Ahora sí, es momento de elegir nuestros colores, y en base a ellos, todos los demás recursos; para hacer esto puedes tomar en cuenta las opciones que encontramos dentro de la teoría del color:

  • Decoración Monocromática: nos propone elegir un color y decorar usando varias tonalidades del mismo; para armonizar se utilizan colores neutros en contraste.
  • Decoración por analogía: esta combinación de colores utiliza tonos que se encuentren cercanos dentro de la rueda de color, por ejemplo: Lima – Verde – Azul. De esta forma se utiliza una combinación que contrasta de forma suave y que ofrece armonía visual.
  • Decoración por Contraste: al decorar usando este criterio usamos dos colores que se encuentren opuestos dentro de la ruda de color; lo que da como resultado una paleta de color fuerte, de gran contraste, aunque igualmente armónica. Ejemplo: Amarillo – Violeta.
  • Decoración por Armonía Triangular: se utiliza la combinación de tres colores equidistantes en la rueda cromática, formando un triángulo equilátero; como resultado se obtiene una combinación de colores contrastantes, como por ejemplo: Purpura – Naranja – Lima.

Psicología del color

Otra opción que puede influir en la elección de colores para decorar interiores es la que ofrece la psicología del color, de acuerdo a la cual la percepción de cada color estimula una serie de emociones o conductas en el individuo; si consideras esta una opción a tener en cuenta debes saber lo que cada color representa. Los colores cálidos en general son sinónimo de energía y vida; así por ejemplo el amarillo representa alegría o riqueza, el rojo calor y energía y el naranja juventud y diversión. Por el contrario los colores de una temperatura más fría transmiten una mayor calma y tranquilidad. El azul representa tranquilidad o sobriedad, el verde descanso, el morado es imponente y el marrón es ideal para dar la sensación de espacios rústicos o naturales. El blanco por supuesto es sinónimo de pureza.

En cualquier caso, has de tener en cuenta que  el criterio más importante que debe influenciar la elección principal de los colores en la decoración de interiores debe ser, por supuesto, el gusto propio, tus colores favoritos, los que definan tu personalidad y estilo; que puedas sentirte a gusto en los espacios donde haces vida.