El acabado de las paredes es un aspecto fundamental en el diseño de una estancia renovada. A veces ese acabado es la esencia de la habitación, lo que la define y en torno a lo que se ordena el espacio y se decora, por ejemplo, si colocamos un papel pintado muy vivo y colorido, probablemente la decoración del resto de la estancia sea neutra con pequeños toques a juego con la pared, para no recargar pero dando uniformidad al estilo. O si preferimos (o la habitación requiere) un acabado listo y discreto, podremos jugar más con el resto de elementos decorativos.

El gusto propio, pero también las características de la vivienda, el tipo de pared, la ubicación del muro, la luz, etc. influyen en el acabado de las paredes del hogar. Usando sabiamente estos acabados podemos modificar el estilo de una estancia, pero también afectar sustancialmente a la funcionalidad del espacio (por ejemplo en una zona de lectura los colores serán cálidos pero sin restar luz, o en un comedor se tenderá a resaltar la mesa sobre las paredes, etc). Es también una solución cuando queremos darle un estilo nuevo a nuestra vivienda sin invertir demasiado. Es sorprendente lo que un cambio en las paredes puede hacer por el conjunto de una estancia.

Vamos a repasar algunos de los acabados más frecuentes hoy en día.

Papel pintado

El papel pintado es un papel decorativo grueso aplicado a las paredes con pegamento. Los diseños modernos han recorrido un largo camino desde sus anticuados predecesores, y en estos días, los patrones y las impresiones son abundantes.

Ya sea que esté empapelando la habitación de un niño con un dibujo a medida de un artista o cubriendo una pared de acento con una decoración floral vintage, hay algo para todos los gustos y presupuestos. Al planear un proyecto potencial, sepa que las habitaciones con mayor humedad, como baños y cocinas, generalmente no se recomiendan los papeles pintados, ya que la exposición repetida a la humedad puede dañar el acabado o hacer que el papel se curve o frunza. Sin embargo, dependerá de las condiciones exactas de la casa y la ventilación, así como del producto, porque existen papeles con tratamientos especiales para estos fines, o incluso sencillamente dónde los colocas dentro del baño o la cocina puede influir (como siempre, mejor si te dejas aconsejar por profesionales).

En favor del papel diremos que es, generalmente, más efectivo que otros acabados en lo que a cambio en la vivienda se refiere, permite dar muchísimo carácter a una vivienda con una inversión de tiempo reducida. Si se aplica bien permite disimular defectos en las paredes mucho mejor que la pintura, y hay muchísimas variedades, no sólo en cuanto a diseño, sino en lo que se refiere a materiales, texturas y tratamientos, pudiendo encontrar acabados de lujo que te sorprenderán. Siempre se debate sobre si el papel está de moda, pero lo cierto es que siempre vuelve, y cada vez parece hacerlo con más fuerza. Es un material que se limpia con mucha comodidad y aunque es algo más caro que la pintura (dependiendo por supuesto de lo que elijamos en cada caso), es versátil y tiene buen mantenimiento.

Si queréis cotillear las tendencias que nos vienen respecto a papel pintado podéis echar un vistazo aquí.

Plantillas

Las plantillas están compuestas por una lámina delgada buena, como plástico o cartón, que ha sido perforada o cortada con un patrón. Este diseño se transfiere a una pared con la aplicación de pintura o producto.

Las plantillas pueden aplicarse prácticamente en cualquier lugar que admita pintura. Se pueden usar como acentos para resaltar un punto o darle un detalle especial; o para habitaciones completas, y en cualquier superficie de pared o techo. Con una plantilla, en muy poco tiempo y sin apenas alterar la rutina del hogar, puedes hacer que esa pared sosa y sin gracia se convierta en un punto atractivo y único en tu hogar.

Existen infinidad de propuestas de plantillas decorativas que podrás adquirir en las tiendas de pinturas o en grandes superficies de bricolaje y decoración. Existen papeles imitando todo tipo de acabados, lo que te puede permitir jugar mucho con las texturas y los efectos ópticos. También puedes dejar volar tu imaginación y crear tus propias plantillas con cartulina resistente. Ten en cuenta que el corte de la plantilla debe ser perfecto para que el resultado sea óptimo. Si quieres puedes consultar el blog de Royal Design Studio para inspirarte.

Para este tipo de acabado es necesario que la pared ya esté pintada (o empapelada, ya que muchos papeles admitirían también este detalle) en un color que nos permita contraste con el dibujo de la plantilla. Tiene que estar limpia y seca antes de la aplicación. Y es conveniente que tengamos claro el diseño y la estructura de la aplicación que vamos a hacer (repeticiones, series, distancia entre dibujos, etc). Se puede hacer tanto en interior como en exterior, y puede ser la forma de personalizar ese cuarto infantil, o de darle un toque fresco a tu salón.

Yeso

El yeso es un revestimiento que ha existido desde la antigüedad, con ejemplos de su uso que se remontan al 7200 aC. El yeso húmedo se endurece y se convierte en un acabado de piedra caliza que es duradero y transpirable, lo que significa que la humedad no queda atrapada en la pared. El yeso de cal natural tiene resistencia al moho, mejora la calidad del aire interior y es una opción popular para proyectos de construcción ecológica.

El yeso es uno de los materiales más utilizados para hacer decoración de paredes pero también para mantenimiento y reparaciones. Es perfecto para una variedad de detalles como guarnecidos, enlucidos y revoques, como pasta de agarre y de juntas. Con el mismo yeso se hacen estucados y se conforman superficies adecuadas para pintura y para otras formas de decoración de paredes artísticas. Está disponible en una variedad de colores y brillos, y puede aplicarse en cualquier parte si se sella correctamente, incluyendo saunas, duchas y exteriores. Lo cierto es que el yeso envejece bien y es versátil, por lo que se utiliza mucho.

No es especialmente difícil de aplicar aunque requiere formación, y los profesionales especializados son auténticos artistas que pueden hacer magia con este material. Podemos conseguir imitar, con yeso, muchos otros acabados (efecto ladrillo o piedra, por ejemplo). Un acabado de pared de yeso crea una profundidad que es rica y táctil, permite texturas y juegos de grosor, se pueden utilizar colores o bien aplicar pintura después. Los resultados dependen sólo del talento del diseñador y la pericia del yesero.

Chapa de hormigón / Microcemento

Colocamos juntos estos materiales ya que hemos comprobado que debido a la similitud de acabados tienen a confundirse. Sin embargo tienen grandes diferencias.

En su aplicación básica, la chapa de hormigón implica una estética moderna e industrial, tiene diferentes tonalidades entre el gris y el blanco y a su vez una textura muy singular. La ventaja es que no necesita mantenimiento ni acabados extra, siendo duradero y resistente, pero también puede ser teñida con color y decorada con plantillas para un efecto más artístico. Tradicionalmente el hormigón se ha usado en exterior, pero estas chapas de hormigón pueden ser colocadas también en interiores y permiten un efecto muy interesante. Requieren un experto para su colocación, y el efecto es muy muy duradero.

El microcemento es un tipo de revestimiento para paredes y suelos que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Como ventajas cabe destacar que, al ser un revestimiento continuo carece de juntas, es bonito y muy fácil de limpiar, se adhiere fácilmente, es impermeable y existe una amplia gama de colores. En el lado de las desventajas, es un material que requiere de cierto mantenimiento, aunque ya existen algunos avances que permiten aplicar acabados. También es imprescindible que lo coloque un profesional, ya que una aplicación incorrecta genera acabados que dan la sensación de suciedad. Se aplican mucho en baños y cocinas, ya que es muy apropiado para lugares con humedad, pero, como decimos, es imprescindible que esté bien colocado y mantenido.

Todo lo demás

En lo que se refiere a acabados y revestimientos apenas hemos “rascado la superficie”, por lo que continuaremos hablando de esta parte tan importante de la reforma y la decoración en el futuro. Aún tenemos que analizar el uso de acabados clásicos que se han renovado muchísimo en los últimos años, como la cerámica y el azulejo, valorar el uso de las tendencias como el ladrillo o la piedra, los materiales eternos como el mármol, rústicos como la madera… Y también hablaremos del vidrio y metal, de materiales técnicos como vinilos y melaminas, etc. Todo un mundo de acabados que, afortunadamente, nos permite soñar también con un mundo de posibilidades para cada hogar. Esperamos que esta serie os sea de utilidad, y, como siempre, si necesitáis asesoramiento, no dudéis en consultarnos.